La Retinopatía del Prematuro

Los avances en nenatología han permitido la supervivencia de prematuros de menos edad gestacional o peso. Cada año nacen en Argentina más de 13.000 bebés con menos de 32 semanas de gestación o un peso inferior a los 1500 gr. Este grupo es el que enfrenta los mayores riesgos de retinopatía con formas más graves en los niños que no alcanzan los 900 gramos.


La retinopatía del prematuro (ROP) es la primera causa de ceguera en la infancia en la Argentina. Con excepción de los prematuros extremos, la enfermedad grave es evitable.

La retinopatía del prematuro es una alteración en la vascularización de la retina inmadura, que lleva a una proliferación fibrovascular que puede ocasionar desprendimiento de la retina y pérdida total de la visión. El principal factor de riesgo es la prematurez por inmadurez de la retina, además se suman factores maternos como diabetes, hipertensión arterial, anemia, preeclampsia, y factores fetales, como necesidad de oxígeno al nacer, sepsis, bajo peso, ventilación mecánica, entre otros.

Un factor de riesgo importante es la necesidad de oxígeno en estos pequeños. La primera epidemia de niños ciegos fue en el año 1948-1952, coincidiendo con la introducción de la terapia con oxígeno, debido al efecto tóxico que el mismo tiene en la vascularización de la retina inmadura. Al regular el nivel de oxígeno bajó la incidencia de ROP pero no desapareció, lo que sugirió que debían existir otros factores en su patogenia.

El propósito de la evaluación de los bebés prematuros mediante el fondo de ojo es identificar los casos de retinopatía que requieran tratamiento, para que este pueda realizarse a tiempo.

Se evalúan a los recién nacidos prematuros menores de 36 semanas hasta completar la vascularización de la retina cada 15 días. Si se observa ROP el control será 1 o 2 veces por semana. Al alta de neonatología y con un fondo de ojos normal debe controlarse al bebe a los 6 meses y al año de edad.

El tratamiento se realiza con fotocoagulación con láser. Además hay un fármaco con acción antiangiogénico (bevacizumab) con un papel importante en el tratamiento de ROP en los prematuros con la forma agresiva posterior. Para su implementación es necesario un oftalmólogo entrenado en la inyección intravítrea para evitar lesiones del cristalino y desprendimiento de retina.

En resumen la retinopatía constituye una de las complicaciones más graves que se presentan en prematuros. Toda Unidad Neonatal que interna prematuros pequeños DEBE disponer de un programa de control oftalmológico a fin de detectar en forma temprana alteraciones retinianas para realizar acciones terapéuticas en el momento indicado lo cual puede significar nada menos que se logre prevenir la ceguera.

Pero además de ROP , los bebés prematuros pueden sufrir alteraciones en la visión por muchas otras causas : alteraciones neurológicas, estrabismo, Miopia, glaucoma ,etcétera.

Por esto SAOI (Sociedad Argentina de Oftalmología Infantil) promueve las acciones de prevención y atención de los prematuros, conjuntamente con la SAP . (Sociedad Argentina de Pediatria).

Agradezco la ayuda del Dr. Alejandro del Rivero, nuestro oftalmólogo, en la realización de esta nota  y su profesionalidad y preocupación por nuestros pacientes.

Dra. Laura Verónica Moyano M:P:26541, Neonatologa  M.E: 15995